Teléf'ono

+34658572682

Email

sociedadpsicodelica@gmail.com

Horario

Siempre despiertos

Un estudio en ratas ofrece la primera evidencia biológica de que pequeñas dosis de substancias alucinógenos podrían tener beneficios terapéuticos.

Microdosing substancias psicodélicas es una tendencia que ha entrado en el centro de atención en los últimos años. Tomar pequeñas cantidades de psicodélicos se dice que tiene beneficios de la aumentando la creatividad aliviando la depresión y mejora capacidad de resolver problemas. También se ha afirmado que reducen los síntomas del trastorno de estrés postraumático, el TOC y la ansiedad. Pero las pruebas de investigación para apoyar estas afirmaciones son pocas y distantes entre sí. Para David Olson, un profesor de los departamentos de química y neurociencia de la Universidad de California en Davis comenzó su trabajo con ketamina.

La ketamina tiene la capacidad de reconstruir las conexiones deshilachadas entre las células cerebrales que forman parte de las redes que regulan las emociones y el estado de ánimo, gracias a un efecto conocido como plasticidad neural. Olson sospechó que el proceso mediante el cual la ketamina promueve este tipo de plasticidad también podría ser activado por otras sustancias, y en junio su equipo publicó un documento que muestra que en ratas, psicodélicos como el LSD, el éxtasis y la dimetiltriptamina, o DMT, reflejan la ketamina del espejo. efectos

Cuando terminó el estudio, Olson comenzó a preguntarse si los beneficios terapéuticos también podrían lograrse a través de la microdosificación. Junto con los efectos alucinógenos de los medicamentos, descubrió que las dosis estándar provocaban una ansiedad feroz para sus ratas, que parecía un alto precio a pagar por un antidepresivo eficaz. “Realmente quería responder a la pregunta de si los efectos alucinógenos de estos compuestos eran necesarios para los efectos terapéuticos”, dice Olson.

Para el nuevo estudio, el equipo de Olson calculó una dosis de DMT, que es químicamente como una versión reducida de LSD o hongos “mágicos” de psilocibina, que era demasiado pequeña para producir efectos alucinógenos. Se lo dieron a las ratas cada tres días. En los días de descanso, los animales completaron las pruebas, incluidos dos proxies experimentales para la ansiedad y la depresión humana, respectivamente: un ejercicio de miedo repetitivo y una prueba de natación forzada que evalúa si el animal simplemente se rendirá cuando esté en peligro.

Siete semanas más tarde, los investigadores descubrieron que aunque las ratas no recibieron suficiente DMT para alucinar, sus puntuaciones de depresión y ansiedad aún mejoraron significativamente. El aumento en la ansiedad asociada con la mayor dosis de DMT no se encontró en ningún lugar en las ratas que habían tomado microdosis intermitentes. Olson dice que el estudio demuestra que los efectos terapéuticos de los psicodélicos, al menos en las ratas, se pueden aprovechar independientemente de los efectos alucinógenos. Parece que cada uno de los distintos efectos del DMT se puede activar solo si la cantidad de fármaco presente supera un cierto umbral. Para los beneficios de la plasticidad neural, ese umbral parece ser menor.

Aún así, los psicodélicos tienen peligros potenciales. Cuando el equipo de Olson administró por primera vez ratas, no micro dosis de psicodélicos, un beneficio potencial que observaron fue un aumento en el crecimiento de las espinas dendríticas (pequeñas protuberancias que aumentan la actividad de las células comunicativas) en la parte del cerebro que controla la personalidad y comportamiento social. El equipo esperaba ver el mismo efecto en una microdosis, pero en cambio encontró casi lo contrario. “En las ratas macho, no vimos ningún cambio en la estructura neuronal; y en las hembras, en realidad vimos una disminución en la densidad de la columna dendrítica “, dice Olson. Para su equipo, estos resultados fueron preocupantes: en algunos casos, parecía que el DMT tenía un efecto citotóxico, resultando fatal para las células cerebrales.

Tal vez la microdosis es la respuesta perfecta para la depresión resistente al tratamiento entre los 30 y los 40 años, pero perjudicial para cualquier otra edad. La idea de que una pequeña dosis psicodélica podría dañar las mismas estructuras cerebrales que refuerza una dosis completa se siente contraintuitiva, pero podría ser algo que los microdosers deberían considerar.

Fuente Haley Weiss Mar 5, 2019

Recommended Articles

1 Comment

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Bitnami